Cerrando las III Jornadas Fotográficas de Platja d'Aro 2016

17 de octubre, 2016 - Ser fotógrafo - - 2

 

 

Prueba Flash Bowens XMT500

 


Por tercer año, bajamos el telón y damos por acabadas las Jornadas Fotográficas de Platja d’Aro. Hay un algo especial en los finales, en la mañana del día después, en ese momento con el sabor indefinido y el aroma del misterio. El tempo circunscrito en el instante que existe entre lo que se acaba y lo que vuelve a comenzar. Es un tiempo que es a la vez espacio. Tiempo-espacio de reflexión, ¿qué hacemos y porqué?. El momento de la lucidez del cansancio, no hay más: ¿qué y porqué?. Mañana puede que adivinemos si valió la pena, y si no, siempre nos podemos engañar. Es la sensación y la pregunta, no la respuesta, lo que nos hace continuar.

Las Jornadas nacieron, teóricamente como un espacio de aprendizaje “educando la mirada” es el meta-concepto, la letanía que nos repetimos y que un año tras otro nos lleva a creer y apostar no por el show, sino por la educación. Por generar un encuentro en el que nos dejamos la piel y el alma esperando que en un no-lugar, como son unas Jornadas, el azar, la voluntad y quizá la suerte permita que alguien aprenda o sienta algo. Un único sentimiento que justifique el cansancio, la espera, el esfuerzo y el tiempo; tanto él tiempo que asfixia y pasa rápido, como ese otro más extraño que respira desde dentro mientras camina muy lento.

 

Cada año, como mínimo, una sorpresa. Cada sorpresa, una duda. Cada duda nos lleva a una nueva pregunta, y al final siempre es la misma pregunta ¿qué y porqué? 

¿Qué hacemos y por qué lo hacemos?. La respuesta que nos grita el tempo en el que todos habéis vuelto a casa, el espacio desnudo sin carteles, ni ponentes, ni asistentes. El instante detenido entre ayer y mañana, que nos responde con una palabra pequeñita y discreta: honestidad. 

 

Somos una actividad pequeña, en un lugar pequeño, con asistentes y ponentes enormes interiormente, pero con pocos likes, con carteles tamaño A3, sin televisiones, ni libros, ni stands; ni colas de personas esperando una firma. Tan sólo somos un suspiro al final del verano. Brevemente espacios temporales, junto al mar, donde poder escuchar y hablar. Tan pequeños que susurramos porque no quedaría bien gritar. Una Jornadas, que son la búsqueda de una sorpresa, de un encuentro, de un momento, de un espacio donde podamos ser tan honestos y reales que al final logramos el milagro de despedirnos con un abrazo y un deseo real de volverte a ver de nuevo.

 

Gracias por venir, por participar, por dar ese plus que hace que la magia sea una realidad.

 

Platja d'Aro octubre 2016


Mado
-
18 de octubre, 2016
Gracias a vosotros por el enorme esfuerzo. Nos permite disfrutar a proximidad de un saber preciado! Me siento privilegiada de poder participar.
Marta Lluís
-
29 de noviembre, 2016
La descoberta del teu bloc m'ha fascinat, però no m'ha sorprès gens. És el que transmet el teu tarannà als que tenim el privilegi d'assistir a les teves classes. Gràcies!

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
8 + 1 =